Los receptores judiciales solamente deberán contar con su Clave Única del Estado, la que les permitirá realizar todas las diligencias y trámites en todos los tribunales.